Logo de Neu energy

¿Sabes cómo manejar la ansiedad en el trabajo?

ansiedad-trabajo.png

Manuela Hincapié, nuestra people and culture leader nos cuenta cómo manejar la ansiedad en el trabajo, algunos tips para superarla y explica hasta qué punto es buena para la productividad.

¿Qué es?

La ansiedad en el trabajo es una emoción que genera miedo e inquietud, orienta tus pensamientos hacia el futuro y te hace sentir sin herramientas o estrategias para resolver cualquier situación de la vida o en este caso, del trabajo e incluso, puede volverse una reacción “normal” ante situaciones de estrés.

Generalmente, ocurre de forma temporal cuando te enfrentas a un problema en el trabajo, antes de una presentación, al momento de tomar una decisión importante o antes de hablar con alguien que te genera algún tipo de presión.

A diferencia del miedo, la ansiedad es una respuesta anticipatoria a una amenaza futura, lo cual indica que es creada por tu mente, mientras que el miedo siempre está presente. Se producen por estímulos diferentes; el miedo se hace presente cuando temes por tu vida y la ansiedad cuando ves en riesgo tu imagen social o intereses personales.

Sin embargo, aunque es una emoción que actualmente se relaciona solo con algo malo, también tiene puntos positivos en el ámbito laboral. En algunos casos, puede ayudarnos a ser más eficientes y productivos, pues activa algunos estímulos dentro del sistema nervioso que genera la secreción de algunas hormonas que te conectan con lo que genera ansiedad.

Es importante conocer hasta qué punto es una ansiedad funcional y te impulsa a hacer las cosas mejor y más rápido, porque en caso de que sea constante, ocasiona lo contrario en el sistema nervioso; lo deteriora y genera hipersensibilidad a diferentes estímulos para reaccionar agresivo ante algunas situaciones.

¿Cuáles son los tipos de ansiedad laboral?

Habilidades: cuando consideras que no tienes el conocimiento suficiente para cumplir con el cargo que debes realizar, cuando crees que no tienes las habilidades que vieron en ti para desarrollar esas tareas.

Cultura: cuando el ambiente laboral no te genera tranquilidad, tienes un jefe o compañeros abusivos, tienes mal pago y muchas responsabilidades, no ves oportunidad de crecimiento o no te gusta lo que haces.

Expectativas: cuando sientes que no puedes con todo lo que te piden, que no puedes hacer sentir orgulloso a tu jefe y no cumplir con lo que requiere tu cargo.

Dependiente: cuando llegas a casa a pensar en trabajo, en lo que tienes que hacer, lo que debes cumplir para el día siguiente e incluso, afectas tus espacios personales por dedicar tu energía en el trabajo.

¿Cómo manejar la ansiedad de acuerdo con cada tipo?

Lo primero que se debe hacer es identificar lo que está generando la ansiedad y revisar lo que está en tus manos para intentar cambiarlo.

Habilidades: intenta formarte, estudiar y buscar diferentes herramientas para aprender.

Cultura: habla con el compañero que te genera inconformidad, habla con tu jefe de cómo te sientes o recurre al área de gestión humana e intenta solucionar tus problemas.

Expectativas: pide retroalimentación sobre tu trabajo, asesórate sobre tus objetivos e intenta cumplirlos.

Dependiente: intenta que el foco de tu atención no sea el trabajo, distráete y piensa en ti.

¿Cómo hacerlo?

Es importante entender que hay cosas que dependen de ti 100%, pero otras que no, entonces en ese caso, acude a ejercicios de respiración, técnicas de relajación, cambiar de actividad si puedes, cuando te sientas muy cargado, tomas decisiones para alejarte y no seguir enfocándote solo en eso.

¿Qué más debes conocer sobre la ansiedad?

Existen dos tipos de ansiedad principales.

Fobia social: temor a estar con gente, a socializar con personas nuevas, hablarles o pedirles ayuda.

Ansiedad generalizada: es una ansiedad constante, estresarse por todo. Preocuparse por no tener por qué preocuparse y sentir estrés cuando se está en un momento de relajación y tranquilidad.

¿Qué hacer para evitar la ansiedad?

Practica actividad física: genera endorfinas y hormonas que aumentan la energía y limpia el cuerpo de toxinas negativas.

Tomar agua: además de hidratar tu cuerpo y tu cerebro, cuando se siente sed, diferentes situaciones se pueden suponer como peligrosas, así no lo sean.

Abraza: aunque no hay un estudio científico, dar mínimo 8 abrazos al día disminuye el riesgo a sufrir ansiedad.

Medita: si lo haces mínimo una vez al día, podrás tranquilizar el cuerpo y la mente.

Organízate: crea listas con las tareas que tienes pendientes y no dejes esto a tu mente.

Piensa en ti: suena cliché, pero intenta esta siempre aquí y ahora, háblate como le hablarías a alguien que quieres mucho.

Ten buena higiene del sueño: dúchate antes de dormir, lee, intenta tener pensamientos felices antes de dormir y no consumas café o bebidas alcohólicas después de las 6 de la tarde aproximadamente.

¿Cómo aprovechar la tecnología para evitar la ansiedad?

Activa la función para disminuir el tiempo en pantalla de diferentes aplicaciones, además, antes de dormir o en momentos donde te sientas ansioso/estresado, evita las pantallas para no compararte con ideales que no conoces y para descansar tus ojos.

Utiliza aplicaciones que te enseñen a meditar, a hacer ejercicio.

Busca libros, libros, textos, imágenes en internet que te den calma y te generen alegría.

Haz videollamadas con tus seres queridos en cualquier momento del día.

¿Qué hacer en caso de ansiedad avanzada?

Asiste a terapia para que ataquen de fondo lo que te pasa y encuentren soluciones que te generen tranquilidad.

Manuela Hincapié, psicóloga de la Universidad Pontificia Bolivariana

Es la persona encargada del reclutamiento y selección del personal de NEU y vela por el bienestar de los empleados y nos explicó esto sobre la ansiedad porque desde NEU queremos contribuir con la tranquilidad de las personas. Sabemos que este es un tema que cada vez tiene más fuerza en la sociedad actual, por eso para nosotros, la salud mental de nuestros colaboradores es fundamental.

Incluso, cuando le pedimos que describiera NEU dijo “es tecnología, experimentación y un lugar feliz para trabajar, donde cada persona aprende, todos somos iguales y nos tratamos con cercanía”

Si te gustó este articulo te invitamos a compartirlo con quienes pueda interesarles.

Compartelo en: