Logo de Neu energy

Créditos y sostenibilidad

creditos-sostenibilidad.png

Los servicios financieros se han convertido en un pilar fundamental para acelerar la inversión en activos físicos e impulsar la transición a una economía, limpia, rentable, sostenible y cero emisiones.

Según un artículo publicado por McKinsey & Company, para alcanzar esta meta será necesario invertir de manera anual aproximadamente el 7,5% del PIB global en activos de energía, movilidad, industria, agricultura, etc. hasta el 2050. Para dar un contexto, en el año 2020, el gasto militar global fue equivalente al 2,4% del PIB. Esto quiere decir que, para poder igualar el gasto militar con la inversión necesaria para llegar a cero emisiones, sería necesario triplicar la inversión militar anual por los próximos 30 años.

Sin duda alguna tenemos un reto enorme y complejo que dependen de muchos factores, sin embargo, este tiene una gran ventaja. A diferencia del gasto militar, la inversión necesaria para alcanzar una economía cero emisiones, no está centralizada en actores gubernamentales únicamente, sino que impacta directamente a todos los agentes y sistemas, tanto privados como públicos. Es por esto, que se vuelve fundamental en que él y los Estados habiliten de manera acelerada incentivos que impulsen esta transición, tanto desde el lado normativo como tributario. De esta forma, la motivación empresarial no solo será generada por las personas de interés y por esos llamados cada vez más fuertes a cumplir y medir con sus indicadores ambientales, sociales y gubernamentales (ASG) sino que habrá un ecosistema lleno de habilitadores adicionales que impulsen y motiven este cambio.

Sin embargo, el acceso a capital es fundamental, pues inversiones dirigidas a cero emisiones generalmente van ligadas a altos volúmenes de capital y controles muy claros de flujo de caja e impacto de la inversión. Nace entonces la necesidad de desarrollar y crear productos financieros específicos que tengan la capacidad de acompañar estos procesos de inversión de manera clara y concreta, donde el conocimiento no solo esté atado a información financiera, sino también hacia las métricas de control e impacto como pueden ser i) eficiencia energética y ii) reducción de emisiones, entre otras. De esta forma, se vuelve imperativo el despliegue de estos productos financieros especializados para todos los actores de la sociedad, no solo para aquellas grandes empresas, pues para lograr estas metas de carbono cero es necesario que todos los ciudadanos y sus ecosistemas se involucren y accedan a estas inversiones de manera responsable y eficaz a través de productos financieros verdes.

Allí es donde entran a jugar las Fintech o finanzas tecnológicas, empresas dedicadas a prestar servicios financieros a través de la tecnología, impulsando así la democratización y el alcance a los ciudadanos del mundo por medio de la inclusión financiera. En Colombia tenemos un ecosistema Fintech lleno de actores cada una enfocada en productos financieros específicos. Algunos se enfocan en renting o factoring, otras en microcrocréditos, pasarelas de pago, libranzas, etc. De esta forma vemos cómo el término Fintech termina siendo un paraguas compuesto por múltiples subsegmentos o nichos que abarcan esta industria.

Hoy vemos como las Fintech se han vuelto cada vez más especializadas en atender necesidades puntuales de los usuarios.

De esta forma vemos entonces la evolución de las Fintech’s dedicadas a atender nichos específicos con soluciones y propuestas de valor únicas para sus usuarios. De esta forma es que nace ZERO, una Eco-Fintech que busca “impulsar la transición a un mundo con una economía sostenible, limpia democratizada y carbono neutro” en donde nos preocupamos por el presente, pero velamos por el futuro, no solo de las personas y empresas, sino también del planeta. Donde los procesos son más amigables con el medio ambiente y donde creamos productos y servicios financieros verdes, limpios, seguros, enfocados en sostenibilidad. Queremos ser ese actor e impulsor que le permita a nuestros usuarios, a través de sistemas de gestión de información y servicios financieros verdes promover la transformación ecológica de las instituciones financieras, empresas y personas, proporcionando acceso a capital especializado verde y datos de control y gestión para la toma de decisiones. Respaldando así la formulación de políticas macro para promover aún más el desarrollo del sistema de finanzas verdes y una economía sostenible.

Es responsabilidad de todos nosotros como actores responsables de impulsar la transición hacia una economía, limpia, rentable, sostenible y cero emisiones. No es cuestión de tiempo, es cuestión de decisión.

Compartelo en: